BANQUETE DE BODAS
BUZON DE BODAS-BANQUETES.NET

El banquete; una meditada elección

Organizar una boda supone organizar un gran evento, que como tal debe planificarse con cierta antelación. Una de las decisiones que más tiempo conlleva es la elección del restaurante en el que tendrá lugar el banquete. Es recomendable visitar varios salones de boda, conocer varios menús y diferentes precios.

Antes de nada hay que tener determinado el número aproximado de invitados que acudirán al enlace. Además, al tratarse de un evento de estas características, las fechas deben ser reservadas con bastante tiempo de anticipación. Hoy en día, las parejas suelen hacerlo con un año de anticipación, e incluso más si es un lugar especial.

Otros aspectos a tener en cuenta son los siguientes, el tipo de ambiente que se quiere conseguir, ya que quizá se busca un ambiente rural, o por el contrario, un lugar moderno en medio de la urbe. Si está alejado de la ciudad hay que tener en cuenta cómo se trasladarán los invitados y los espacios de aparcamiento. Son importantes también las zonas exteriores para el juego de los niños, la ubicación en lugares cercanos al mar, la amplitud de los salones interiores, la vajilla y la mantelería.


Busca el Restaurante para tu Boda

Haciendo click en la provincia donde vayas a celebrar tu boda, hemos seleccionado para ti un amplio abanico de restaurantes especializados para que todo salga a tu medida.


Selecciona provincia Alava Albacete Alicante Almería Asturias Avila Badajoz Islas Baleares Barcelona Burgos Cáceres Cadiz Islas Canarias Santander Castellón Ceuta Ciudad Real Córdoba Cuenca Girona Granada Guadalajara Guipuzcoa Huesca Huelva Jaén La Coruña La Rioja León Lleida Lugo Madrid Málaga Melilla Murcia Navarra Ourense Palencia Pontevedra Salamanca Segovia Sevilla Soria Tarragona Teruel Toledo Valencia Valladolid Vizcaya Zamora Zaragoza

El menú

Uno de los puntos clave en la elección del restaurante suele ser el menú que ofrece. Las parejas suelen optar por uno de los menús "preparados" por los propios restaurantes, en los que se apuesta por la cocina clásica a base de mariscos, jamón ibérico, espárragos, pescado al horno y lechazo/cordero. La repostería en los restaurantes suele ser obra de la casa, con lo que la variedad y calidad de las tartas está asegurada, aunque también se puede encargar fuera del menú a una casa de repostería.

En cuanto al precio del banquete, según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes, FUCI, el precio medio oscila entre los 60 y los 130 euros por comensal, dependiendo del menú y del restaurante elegidos. En ciudades como Madrid o Barcelona, el gasto mínimo del banquete supera los 90 euros, mientras que en Alicante, Toledo o Valladolid se pueden encontrar a partir de los 60 euros.

 

 

Búsqueda personalizada
Formularios, Solicitudes y Contratos

Bodas y banquetes en Andalucía Almería  Cádiz  Córdoba Granada  Huelva  Jaén   Málaga Sevilla Marbella Jerez Aragón Huesca  Teruel  Zaragoza Asturias Oviedo Gijón Avilés Cantabria Santander Castilla y León Ávila  Burgos León Ponferrada Palencia Salamanca Segovia Soria Valladolid Zamora Castilla-La Mancha Albacete Ciudad Real Cuenca Guadalajara Toledo  Cataluña/Catalunya Barcelona Sabadell Hospitalet Tarrasa Girona Lleida Tarragona Comunidad Valenciana Alicante/Alacant Benidorm Castellón/Castelló Valencia/València Extremadura Badajoz Cáceres Mérida Galicia A Coruña Lugo Ourense  Pontevedra Vigo Santiago de Compostela La Rioja Logroño Madrid Getafe Leganés Alcala de Henares Aranjuez Móstoles Murcia Cartagena Navarra/Nafarroa Pamplona PaísVasco/Euskadi Álava/Araba Vitoria Guipúzcoa/Gipuzkoa San Sebastián Donostia Vizcaya/Bizkaia Bilbao

Últimamente he tenido la oportunidad de asistir a varios eventos, la comida se ha hecho en unos restaurantes de estos que ahora se llevan mucho, no sé si se llaman minimalistas, de autor, o simplemente modernos, minimalistas realmente lo son, sobre todo en lo que se refiere a la comida, preciosos platos de diseño, ¿pero dónde está la comida? entre tanto tipo de lechugas, hojas verdes, flores y demás maravillas muy bonitas para un jardín que no sabes si se comen o no, rebuscas y puedes encontrar un taquito de algo, puede ser carne o pescado o a saber no te da de sí para paladear y averiguar de qué se trata, puede ser cualquier cosa, eso sí, antes ha venido un camarero y te cuenta una retahíla de cosas de lo que se compone ese maravilloso plato que te hace pensar que estas en un laboratorio y no te atreves a meterlo a la boca o esperar a que llegue la comida. Y es que la televisión hace mucho daño, estos programas de concursos de chefs en las diferentes cadenas en los que un montón de aficionados o profesionales se empeñan en hacer un cocido de garbanzos que parezca una obra de arte en la que menos garbanzos hay de todo y que para que pruebe el “pobre jurado” les preparan un platito igual de escaso que el que yo me comí, eso sí para tres, con lo cual no sé cómo pueden juzgar si no les llega es imposible que los tres puedan probar eso poco y encima hacer un juicio de valor. Pero en fin no era de concursos de lo que quería hablar sino de restaurantes de autor y precios que claro estos no tienen nada que ver con lo que te dan de comer suelen ser, para mi abusivos, y no digamos si el restaurante está adornado con alguna estrella Michelín, ya que después de ese aperitivo de diseño tienes que ir a comer o a cenar a algún sito normal. Por todo esto recomendaría a aquel que esté organizando su boda o banquete de cualquier tipo no deje al sacrificado invitado con hambre…. es muy malo.